¿Qué debemos tener en cuenta antes de contratar una hipoteca?

Pocas relaciones tendremos en la vida tan duraderas como la que nos vinculará a nuestra hipoteca (quien nos acompañará más de 30 años en muchas ocasiones). Como si de un matrimonios se tratase hay que intentar llevar la relación en los mejores términos posibles.

Por esa razón, los comienzos son muy importantes, es ahí cuando realizaremos un trabajo previo de formación sobre la materia y búsqueda de información. Debemos comparar entre toda la oferta disponible del mercado que mejor se adapte a nuestro perfil y situación económica y familiar. Este análisis previo es esencial para llevar a cabo las siguientes pautas con éxito.

Nuestra capacidad de negociación

Las características de nuestro perfil como cliente, ingresos, situación laboral, perfil de pagador, capacidad económica y nuestros ahorro marcarán nuestra capacidad negociadora. Todos estos datos darán al solicitante de la hipoteca una mayor o menor negociación a la hora de obtener unas mejores condiciones en el préstamo hipotecario. Para los bancos No todos los clientes son iguales, por ello esta vía nos dará opción a negociar unas condiciones más ventajosas en nuestra hipoteca.

Fijo, variable o mixto. Los tipos de interés.

Esta decisión está estrechamente relacionada con el poder de negociación. El tipo fijo, mantendrá una misma cuota a lo largo de la vida de la hipoteca (Estos tipos de interés son más caros pero aportan estabilidad y seguridad) Son idóneos para familias con ingresos constantes en el tiempo y que prefieren que su endeudamiento también sea constante).

Si nos decantamos por un tipo variable, este dependerá del índice al que está referenciado a lo que habrá que sumar un tipo de interés, que podrá variar la cuota cada año ya que tanto los tipos como el índice pueden variar para bien (cuotas más baratas) o para mal (más caras).

El tipo mixto es una combinación de las dos opciones anteriores, las hipotecas mixtas, durante el primer periodo el tipo es fijo y a partir de cierto año el tipo cambia a variable. Es una de las mejores siempre y cuando se adapte a nuestro perfil.

Productos vinculados

Hay que conocer bien de antemano cuál es el coste total de los mismos, ya que éstos conllevan un coste asociado. Se trata de productos tales como planes de pensiones, seguros de vida o de hogar, un número de compras con tarjetas o domiciliar nuestra nómina. Haremos números para calcular su coste y si la bonificación de la hipoteca a cambio de contratar estos productos es positiva o bien si el coste de los productos vinculados es mayor a la bonificación.

Las temidas comisiones y cláusulas suelo

Debemos saber que nos encarecerán nuestra hipoteca y por tanto hay que tenerlas en cuenta. Las comisiones suelen ser de estudio, de apertura, por subrogación, por amortización anticipada (total o parcial), por compensación o por desistimiento… Estas comisiones estás reguladas y limitadas.

Otros gastos a tener en cuenta son los asociados a la hora de formalizar una hipoteca (notaría, impuestos de AJD y Transmisiones Patrimoniales, tasación, registro…), actualmente hay tribunales que están cuestionando quién debe encargarse de pagar estos costes ya que hay sentencias que obligan a las entidades a asumirlos, estos costes varían según el inmueble y la localidad, pero pueden ascender a 3.000 € o 4.000 € (Estos importes a día de hoy son reclamables, si ya has firmado tu hipoteca con anterioridad).

Hay que estar atentos y revisar que en la escritura del préstamo hipotecario no se incluyan cláusulas suelo sin nuestro conocimiento. El uso de cláusulas suelo es legal, siempre y cuando se introduzcan con los principios de transparencia. Siempre evitaremos una hipoteca con cláusula suelo dado que el caso de optar por un tipo variable veremos limitado el beneficio de los tipos bajos.

Leer la escritura del préstamo

Muy poca gente lo sabe, pero el cliente tiene derecho a leer y revisar la escritura del préstamo hipotecario en la notaría 3 días antes de que se produzca la firma de la misma. En este momento hay que revisar todas y cada una de las cláusulas y condiciones, también de preguntar al notario todas las dudas que nos puedan surgir al respecto y de asesorarnos mejor si así lo deseamos. Son pocos días, pero nos da un pequeño margen en el caso de que haya que modificar algo o si no estamos conformes con lo que hemos leído.

En Grupo Goncesco asesoramos a nuestros clientes en la elección de su hipoteca, a través de entidades bancarias.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Desarrollado por WordPress. Diseñado por Woo Themes