Por qué reformar la fachada de tu comunidad de vecinos

La reforma de la fachada en una comunidad de vecinos es aquella que afecta únicamente a la envolvente y la cubierta del edificio.

El propietario del edificio es el responsable del estado del mismo, por lo que es su tarea asegurarse de que se encuentra en pleno estado de conservación. Algunos de los indicadores para saber si hemos de realizar una reforma en la fachada del edificio es la presencia de elementos en mal estado, como cornisas, ornamentos o enmarcamientos. Todos ellos pueden llegar a causar daños en las personas y, por tanto, deben ser reparados a tiempo. La fachada puede haberse visto afectada por desgaste del paso del tiempo y las condiciones climatológicas, las humedades, grietas, restos de carteles adheridos a las paredes y las pintadas.

Para evaluar las necesidades del edificio, se precisa el análisis por parte de un técnico o arquitecto que determinará qué procedimientos son adecuados. Dependiendo del estado del edificio serán necesarias las siguientes operaciones:

-Limpieza de la fachada. En construcciones de cierta antigüedad, comienza con la eliminación de la suciedad de la piedra para recuperar su belleza. Una vez limpia, se pinta, para lo que es recomendable una pintura de alta resistencia que proteja los muros de las inclemencias climatológicas.

reformar fachada de comunidad de vecinos

-Protección del cableado eléctrico. Además de por motivos estéticos, las fachadas con cables a la vista deben ser provistos de tubos que protejan los cables y ofrezcan mayor seguridad.

-Arreglos en tuberías y canalones. Debido a atascos y roturas, estos elementos requieren de mantenimiento y de posibles cambios por materiales más resistentes, como el PVC.

-Revestimientos. Cubrir la fachada con algún tipo de material, como el azulejo, la cerámica o la piedra permite mejorar el acabado estético del edificio.

-Reparación de grietas. A fin de evitar la entrada de frío y humedades hacia el interior, es vital evaluar los estragos del paso del tiempo en los muros.

-Mejora de la eficiencia de la fachada. Consiste en efectuar distintas operaciones que permitan mejorar la eficiencia energética del edificio. Incrementando el aislamiento del interior respecto al exterior, se asegura el correcto mantenimiento de una temperatura estable y confortable en el hogar.

Llevar a cabo la reforma de la fachada de un edificio reporta una serie de beneficios en los que quizá no habías caído. Te enumeramos los más importantes:

-Ahorro energético. La inversión en la reforma se ve pronto recompensada con la reducción de las facturas energéticas gracias al considerable ahorro en calefacción y/o aire acondicionado. Las ventajas para el medioambiente son incuestionables, y será necesaria la reforma para cumplir con las exigencias en consumo energético y emisión de CO2.

-Mayor comodidad en el hogar. La temperatura de tu vivienda se mantendrá constante con facilidad, conservando el calor en invierno y el frescor en verano, dotando de un confort incomparable. Esto suprime los puentes térmicos, eliminando toda posibilidad de condensación y moho. Un aire puro y limpio en el hogar es condición indispensable para gozar de salubridad en el inmueble. Por si fuera poco, notarás además los beneficios del aislamiento acústico.

-Mejora en el aspecto del edificio. La fachada lucirá como nueva y podrá adaptarse a las tendencias en materiales, colores y acabados.

-Revalorización. Aumento del precio de la vivienda a consecuencia de las mejoras ya nombradas. Por consiguiente, la venta será más fácil.

Y tú, ¿crees que necesitáis reformar vuestra fachada? No dudes en consultarnos para más información.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Desarrollado por WordPress. Diseñado por Woo Themes