Materiales de construcción del futuro

Cada vez son más los proyectos de construcción sostenibles que se llevan a cabo. Para que una obra o edificio será considerado sostenible, es de vital importancia considerar los materiales que se emplean en ella. En esta ocasión, os traemos una pequeña selección de materiales que podremos ver en los próximos años en materia de sostenibilidad arquitectónica.

Tejados sintéticos: realizados con tejas de fabricación sintética, una mezcla de piedra caliza y plásticos procedentes del reciclado que es, a su vez, perfectamente reciclable y sostenible.

Tejas solares fotovoltaicas: por si la opción de un tejado sintético no fuera suficiente, estas tejas fabricadas en silicio son una solución ideal para cualquier tipo de cubierta, ya que son fácilmente adaptables a todo tipo de techumbres. A pesar de sus reducidas dimensiones, su rendimiento no tiene nada que envidiar a los paneles solares, a los que superan en estética.  Son una opción excepcional al aprovechar una energía renovable.

Paneles de fibra sintética: vienen a sustituir a los gruesos muros de ladrillo y hormigón. Fabricados en mezcla de distintas fibras, como la de vidrio y la de carbono, proporcionan una robustez y durabilidad superiores a los muros tradicionales. Como gran ventaja respecto a estos, destaca el aislamiento de los interiores, puesto que permite un doble ahorro de energía.

materiales de construcción del futuro

Pintura solar: posee unas características similares a las tejas solares fotovoltaicas. Por ello es capaz de absorber la energía solar desde la superficie pintada. Ello hace de estas pinturas un material de acabado extremadamente flexible y provechoso, ya que puede ser utilizado sobre una gran diversidad de superficies.

Grafeno en construcción en 3 dimensiones: son muchos los expertos de la arquitectura que consideran al grafeno como el hormigón del futuro. Ha demostrado ser un material extremadamente duradero y resistentes, pero además, posee unas innumerables ventajas en lo que se refiere a ahorro energético. Este material sería capaz de captar y almacenar no sólo la energía procedente del sol, sino también la de las tormentas eléctricas. Gracias a sus elevada conductividad, puede conservar esa energía y trasladarla a toda una estructura realizada en grafeno.

Bioconcreto y cemento termocrómico: se trata de una reformulación de materiales tradicionales como el hormigón y el cemento. El primero de ellos tiene la capacidad de autorrepararse, por lo que goza de una durabilidad excepcional. En el caso del cemento termocrómico, se aplica en los revestimientos y tiene una curiosa función: cambiar de color para favorecer la absorción del calor exterior, o bien aislar la temperatura del interior, dependiendo de las condiciones climatológicas. Serían además capaces de recuperar su forma original ante el aplastamiento, lo que hace de estos materiales una opción muy segura en construcción de viviendas.

Estos son solo algunos de los ejemplos de nuevos materiales que podremos ver en unos años. Sin embargo, a lo largo y ancho del mundo continúan las investigaciones sobre resinas, metamateriales, impresión 3D y materiales autorreparables, por lo que el futuro de la construcción aún está por definir ante la variedad de opciones que habrá disponibles. Lo único que podemos afirmar con seguridad y es que la arquitectura será más sostenible, eficiente y segura.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Desarrollado por WordPress. Diseñado por Woo Themes