Mantén el calor en tu casa ahorrando energía

Ahorrar energía en invierno es posible si consigues mantener el calor en el interior de tu casa. Por ello, queremos darte unos pequeños consejos que puedes poner en práctica en las próximas semanas.

Aprovechar la energía: aunque en invierno las horas de luz son contadas, es posible aprovechar la energía del sol descubriendo las ventanas y dejando que penetre en el interior. Dentro de casa, es imprescindible no obstaculizar la distribución del calor colocando muebles u objetos que tapen los radiadores. Si se quiere, con la colocación de baldas encima de éstos se obtendrá una buena radiación del calor, evitando que el aire caliente suba demasiado. Para mejorar aún más la buena distribución del calor en la habitación, puedes colocar algo de papel de aluminio detrás de los radiadores. Concentra el calor en las habitaciones donde se pasa más tiempo cerrando las puertas de las que no se utilicen en exceso.

casacaliente

Incorporar textiles: para las ventanas son imprescindibles unas buenas cortinas que aíslen el interior cuando se han ido las horas de luz. Si son gruesas, mucho mejor, ya que su efecto aislante se ve incrementado. Otro tipo de elementos contribuirán a añadir calidez, desde alfombras para aislarse de los suelos cerámicos fríos, hasta mantas y fundas para sillones y sofás. En ningún caso hay que olvidarse de una ropa de cama que, además de cómoda, sea saludable.

Aislarse del frío: no excedas el tiempo de apertura de ventanas, deja lo justo para que se ventilen las habitaciones y entre aire fresco, de lo contrario el aire frío se apoderará de las estancias. Deshazte de cualquier grieta o ranura por donde pueda entrar una corriente de aire, por pequeña que sea. Las ventanas que no se cierran bien o que no son demasiado aislantes suelen ser el principal foco de entrada de las bajas temperaturas. Su reparación y su sellado es imprescindible para un buen aislamiento.

Plantéate reformar para ganar en confort: la sustitución de materiales como los metales o los mármoles, de gran frialdad, por otros como la madera, caracterizados por la calidez que aportan, puede ser de gran ayuda. Efectuar una reforma de la vivienda en casos en los que se desea un gran ahorro energético sin perjudicar el confort interior es la forma idónea de conseguirlo. Podemos optar por soluciones como el suelo radiante, un sistema de calentamiento radiante en el que el calor asciende desde el suelo de manera uniforme en toda la vivienda, por lo que la sensación de calidez y confort es inmejorable y difícilmente superable por otros sistemas de calor como los tradicionales radiadores. Su principal ventaja es que aporta esa sensación sin necesidad de ajustar el suelo radiante a elevadas temperaturas, permitiendo un notable ahorro de energía. Además, contribuye a la deshumidificación del ambiente, ya que la humedad es frecuentemente uno de los principales causantes de la sensación de frío.

Por último, os damos unos consejos extra para crear sensación de calidez: la luz de unas velas, además de ser muy decorativa, contribuye a mejorar el confort de cualquier estancia, mucho más si se eligen olores propios de esta época del año. No descuidar la elección de colores, ya que las tonalidades cálidas son las más acertadas para vestir tu hogar con textiles de invierno.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Desarrollado por WordPress. Diseñado por Woo Themes