El Empire State, edificio de referencia en sostenibilidad

En Nueva York, cerca de un 80% de los gases contaminantes son emitidos por edificios a consecuencia de su enorme gasto de energía. Como símbolo de la ciudad, el Empire State ha reducido su consumo energético a la mitad. Su propietario quiso llevar a cabo una reforma integral de 550 millones de dólares para convertir a este famoso rascacielos en referente de eficiencia energética sin afectar a su espectacular iluminación en Manhattan.  Conseguirlo no fue tarea fácil en una estructura que data de 1930. Implicó al estado de Nueva York y a numerosas empresas del sector privado.

Empire State building

Para el mantenimiento de la temperatura, se optó por reforzar las 6500 ventanas con un film reflectante, un gas aislante, y un tipo de cristal mucho más grueso. Esto permite conservar el calor durante los meses de invierno y protección contra el calor en el verano. Tanto el sistema de aire acondicionado como la calefacción fueron mejorados. Se instalaron unidades diferenciadas para el tratamiento del aire, además de unos sensores capaces de detectar el dióxido de carbono presente en el aire para adaptar la temperatura a las necesidades.

La iluminación del interior se sustituyó por un sistema inteligente que se adapta a los lugares donde hay alguien trabajando, o bien se apaga si la sala está vacía.

El plan de eficiencia energética no sólo se limitó a una reforma, sino que se educó a los trabajadores de las oficinas en el ahorro de energía, quienes pueden contabilizar el gasto que cada uno realiza mediante una red de control digital del sistema. Con todo, el Empire State building obtuvo el certificado LEED Gold, concedido a edificios que cumplen con los criterios de sostenibilidad impuestos por la US Green Building Council.

empirestate2

La expectativa es que que las emisiones de CO2 se reduzcan en 105.000 toneladas. La inversión del programa, denominado Empire State ReBuilding, ya ha sido amortizada desde que se pusiera en marcha en 2011. Gracias a él, se ahorran 4,4 millones de dólares anuales en energía. Es un excelente ejemplo de inversión inteligente en sostenibilidad.

¿Quién dice que espectacularidad y eficiencia no puedan ser compatibles?

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Desarrollado por WordPress. Diseñado por Woo Themes