El uso de los drones en la construcción

Las aplicaciones de los drones son innumerables para distintos sectores. En construcción, ahorran a los trabajadores las tareas peligrosas y aburridas.  Proporcionan un preciso seguimiento de la ejecución de las obras, imágenes en alta definición y aceleran el proceso constructivo. Junto con la impresión 3D y la introducción de nuevos materiales constructivos, formarán parte de la construcción del futuro. Su versatilidad reside en que no sólo tiene múltiples beneficios, sino que pueden aplicarse a la construcción residencial o a obras civiles como puentes, aeropuertos, carreteras y autopistas, etc. Para el desarrollo sostenible serán fundamentales, pues permiten una profunda evaluación del impacto de la edificación en el medioambiente.

En primer lugar, los drones permiten una supervisión en tiempo real para la seguridad de los trabajadores. El dron se programa con un trayecto específico a llevar a cabo cada día, para lo que es necesario que el RPA cuente con un software adecuado. Los drones llegan allá donde nadie puede llegar, a puntos dificultosos o a grandes alturas. Y no sólo eso, pueden aplicar distintas técnicas, como por ejemplo las termográficas, para un análisis exhaustivo de filtraciones, irregularidades e imperfecciones.

En cuanto a la toma de fotos aéreas y la realización de vídeos corporativos de constructoras, efectúa los trabajos para los que sería necesaria una avioneta. El abaratamiento del coste de este servicio es por tanto considerable, así como lo es también el aumento de la calidad de las fotografías. Las constructoras tienen una ventaja comparativa respecto a sus competidores con vídeos corporativos grabados mediante el uso de drones, causan un efecto impresionante gracias a los planos y la calidad de imagen que pueden conseguir.

Los drones no son sólo útiles una vez se ha comenzado a construir. Tanto para obras privadas como para construcción civil, permiten realizar una precisa medición del impacto medioambiental que generarán las futuras obras. Aportan datos útiles para la topografía y la cartografía. Teniendo en cuenta que pueden usarse independientemente del terreno y del clima, sus ventajas se multiplican.

Uso de drones en construcción

Como contrapartida, la implantación definitiva de los drones requerirá del software específico para cada tarea, además de profesionales cualificados para interpretar los datos. La legislación sobre estas naves pilotadas aún no es clara ni completa. Para pilotarlos, es obligatorio disponer de un permiso específico, el cual se obtiene después de haber completado la formación correspondiente. Se debe grabar durante las horas de luz y nunca en sitios con mucha afluencia de gente, lo que incluye a las ciudades.

En resumen, la generalización del uso de drones en construcción facilitará enormemente el proceso de preparación, sin olvidar la reducción de los riesgos laborales y de emisiones contaminantes. Ello hará de la construcción un sector más seguro, más rentable y más responsable con el medioambiente.  

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Desarrollado por WordPress. Diseñado por Woo Themes